Puquios IV y Héctor, unos gigantes norteños