Rocío y Bruno: De las canchas chilenas al Camp Nou