Jugadores de Universidad Católica compartieron con niñas, niños y jóvenes del barrio José María Caro