Javiera Toro: La convicción de una lateral