Estudiantes de Kinesiología de la UdeC compartieron junto a niños de los barrios del Biobío