Cuando el juego cambia la mirada: la otra cara del Sename