A un año de los incendios, los niños de Santa Olga se levantan y mejora su salud mental